contador web

ESPAÑA | EL REINO DEL HACHÍS

Las ‘guerras’ de Algeciras: polis, narcos, ‘vuelcos’, chivatos y nuevas mafias extranjeras

Por EDURNE G. ORDÓÑEZ. 23/05/2018

Con la orden del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido de frenar la entrada de hachís en esta y otras localidades de Cádiz, varios contingentes policiales han llegado a la zona.

  • Detenciones y los enfrentamientos entre narcos y policías, todos los días.
    Detenciones y los enfrentamientos entre narcos y policías, todos los días.
  • Miles de kilos de hachís se incautan cada semana.
    Miles de kilos de hachís se incautan cada semana.
  • Droga, armas, dinero y vidas de lujo: el negocio, es el negocio.
    Droga, armas, dinero y vidas de lujo: el negocio, es el negocio.
narcos
Cádiz
hachís
Algeciras
guerras

Cuando un solo clan de narcos, Los Castaña, dan empleo a más de 1.000 vecinos, casi todos del barrio de El Zabal y alrededores, a los que pagan jugosos salarios en ‘B’ que les permiten solicitar las ayudas sociales; y cuando Abdellah El Haj (el Messi de la droga), hace algo similar en el barrido de El Saladillo; y cuando otros clanes y escisiones se suben al carro de los poderosos con las mismas prácticas, hay mucha gente metida en el ajo.

Sector informal

En teoría, la situación de desempleo alcanza al 30% de la población algecireña, unas 15.000 personas; sin embargo, la realidad apunta a que gran parte de ellos (y otros) curran en el mercado ilegal. El negocio del hachís da para mucho; por cada kilo que entra en las costas españolas el capo se lleva 300 euros (1 kg = 300 euros) y, cada noche pueden organizar hasta 3 entradas de 3.000 y 4.000 kilos.

 

Tamaño negocio es defendido por los narcos y asalariados, con sus vidas y sus armas, amén de ser capaz de comprar voluntades de algunos que tienen que evitar que el chocolate se cuele por el portón de entrada a Europa. Esta situación está anclada en Algeciras (Cádiz) desde hace dos generaciones en hachís y cocaína, y más tiempo en el contrabando de tabaco.

Toda una empresa

Es una empresa en toda regla, con sus jefes, sus responsables de departamentos, especialistas en seguridad y vigilancia; control de entrada de mercancía, guardería y distribución, y administración de pagos y blanqueo. Una estructura férrea construida al margen de la ley, que implementa nuevas tecnologías y sistemas innovadores de mayor eficacia que los policiales.

Generaciones

Un cotarro que subsiste en este territorio donde todos se conocen y conocen, palmo a palmo, el suelo patrio y las aguas marítimas que llevan a Marruecos. ¿Cómo no identificar a los cerca de 200 nuevos policías que han llegado, ya sea de uniforme o de paisano?, y ¿cómo no sentir que la adrenalina aumenta, con la mayor presión de las fuerzas de seguridad? El negocio es el negocio y nadie está dispuesto a perderlo.

Los polis están ahí y son una amenaza añadida. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido dice que, “El Gobierno le tiene declarada la guerra a los narcotraficantes, con todos los medios a su alcance”, y los resultados lo subrayan, pero las guerras en las costas gaditanas se libran hace mucho tiempo en todas las direcciones: contra los polis; batallas entre clanes y contra el asentamiento de las mafias extranjeras.

Cuerpo a cuerpo

Luchar cuerpo a cuerpo por la supremacía les ha llevado a golpearse donde más les duele: robarse los alijos y romper la ley del silencio. Ahora, hay grietas por las que se escapa información hacia la Policía, sobre cuándo y por dónde entra el chocolate, y dónde se guarda.

Chivatos

Si a esta doble inseguridad generada por el acoso policial y por los chivatos, se suman los supuestos acuerdos que se han alcanzado entre algunos señores de la droga y las fiscalías, ‘la empresa’ peligra, el riesgo aumenta y los trabajadores temen perder las comisiones de las que viven.

'Regulación de empleo’

En esta pirámide, los capos hace tiempo que han tomado medidas y puesto a salvo importantes fortunas, mientras que los asalariados pueden ser pasto de un ‘expediente de regulación de empleo’ y, así, aumentan los ‘vuelcos’ y las sisas internas, que se resuelven al estilo de la mafia: a tiros.

Emboscadas

En los últimos días se han dado varios episodios de este tipo. Narcos que se disfrazan de agentes y se hacen con el alijo; emboscadas en plena autovía, con intercambio de disparos y robo de los fardos de la guardería.

Células extranjeras

Muchos frentes abiertos que incluyen la llegada, con intención de quedarse y ‘gobernar’, de células extranjeras de amplia experiencia mafiosa. Ante este panorama hay clanes que han decidido colaborar entre ellos, mantener el respeto a sus áreas de acción y ser fieles a la empresa que les ocupa, aunque no siempre.     

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar