CIENCIA | SILVIA GALIANO RUIZ, INVESTIGADORA DEL INSTITUTO DE SALUD TROPICAL DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

"Aunque actualmente no hay una vacuna contra la malaria, yo creo que le queda poco"

Por ÁNGELA ARRIZABALAGA. 06/02/2017

Casi la mitad de la población mundial está en riesgo de infección.

investigación
África
salud
malaria
vacuna
OMS

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la malaria es la enfermedad parasitaria más devastadora y casi la mitad de la población mundial está en riesgo de infección. En España se diagnostican cada año unos 500 casos.
La malaria es una enfermedad transmitida por la picadura de la hembra del mosquito Anopheles, que actualmente habita en África subsahariana y Asia suroriental. Esta enfermedad cada vez es más resistente a los medicamentos y el mosquito que la transmite lo es a los repelentes.

- Pregunta: ¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

Respuesta: Tras la picadura el enfermo tiene fiebre, escalofríos, vómitos, dolores musculares, dolor de cabeza… y conforme se va agravando se van complicando: anemia, fallo renal y puede llegar a la muerte. De ahí la importancia de tratar la enfermedad en las primeras 24 horas. Los síntomas aparecen entre 7 y 15 días después de la picadura del mosquito y suele ser difícil ver que estos se corresponden con la malaria, porque suelen ser muy leves y característicos de un catarro o una gripe común. Son síntomas difíciles de detectar y no hay un síntoma determinante. Por eso es importante crear pruebas diagnósticas para ver que realmente sea malaria.

P: ¿Cuál es el tratamiento que recibe un enfermo?

R: Depende del tipo de mosquito que te haya infectado. Tanto en el caso de malaria no complicada como en el de malaria grave, el tratamiento es la terapia combinada. Esta terapia es el resultado de una interacción entre un fármaco al que la enfermedad es resistente con otro al que no lo es.

P: ¿Cómo se puede prevenir?

R: La OMS habla de estrategia multidimensional, no solo de control sino también de prevención del paludismo. La prevención se realiza mediante el uso de mosquiteras impregnadas de insecticida que cubran las camas, ya que las hembras de Anopheles son las que pican en el atardecer o por la noche. También la fumigación de interiores con insecticidas. Lo que pasa es que alguna de estas estrategias falla. Con esto se ha visto que se produce una mejora en la transmisión de la enfermedad, pero con la resistencia que está cobrando el parásito estamos viendo que esas mejoras se están revirtiendo. No obstante La malaria es prevenible, tratable y curable.

P: ¿Es recomendable tomar medicamentos preventivos como “Malarone” o “Resochín” a pesar de sus efectos secundarios?

R: Es recomendable pero está indicado solo para zonas donde hay una elevada incidencia de malaria ya que la malaria es potencialmente mortal. Normalmente estos medicamentos se recomiendan tanto para la prevención como para el tratamiento una vez que ya has contraído la enfermedad. Normalmente se suele recomendar tomarlos uno o dos días antes de entrar en la zona endémica, durante la estancia y siete días después de salir de dicha zona. Como todo medicamento tiene efectos secundarios que son más bien leves. Suelen ser trastornos gastrointestinales como vómitos o diarrea, pero no son graves.

Un buen sistema sanitario, clave para su erradicación

P: El escritor Dante y el emperador Carlos V, ambos europeos, murieron de malaria. ¿Cómo es posible que se haya erradicado en algunas zonas pero no en otras?

R: Tiene que ver con que la malaria ha sido siempre un problema ligado a la pobreza. Hoy en día sigue siendo la enfermedad parasitaria más devastadora a nivel mundial. La incidencia es mayor en esos países. En Europa existió malaria hasta el siglo XX. Aquí se erradicó por una mejora de las condiciones sanitarias, un mayor conocimiento del mosquito y un aumento del control de sus poblaciones. Si nos fijamos en la incidencia, la mayor prevalencia sigue en los países de África subsahariana y Asia suroriental. Esto es porque en esos países hay una debilidad de los sistemas sanitarios y su pobreza hace que la mayor parte de la población no tenga acceso a unos servicios sanitarios básicos ni al tratamiento o al diagnóstico con medicamentos eficaces. También hay causas de condiciones climáticas.

P: ¿Podría reaparecer en sitios en los que ya no existe?

R: Sí podría reaparecer si la calidad de los sistemas sanitarios baja o si no se da acceso a toda la población, incluidos los inmigrantes. En Europa estamos viendo que hay un crecimiento del número de viajeros a países endémicos y un aumento de inmigrantes de lugares donde hay malaria. Los casos de malaria importada están creciendo. Si la calidad del sistema sanitario baja, habrá un repunte de la enfermedad.

P: ¿Cómo han afectado las culturas de la sanación y de la hechicería en la lucha contra la malaria?

R: Ha sido beneficioso. Los europeos importamos la malaria a América, pero los incas hicieron un gran avance en su tratamiento con el descubrimiento de la quinina, que la sacaban de la corteza de un árbol. Con la quinina aliviaban los síntomas. En algunas expediciones del XVIII por Sudamérica, un jesuita español vio que los indios usaban esa corteza y lo popularizó. De hecho ese mismo tratamiento se utilizó para curar la malaria que padeció la condesa de Chinchón. Por otro lado, la medicina tradicional china ha dado a conocer la artemisina, que actualmente es uno de los antipalúdicos más importantes por su rápida acción, y la base de algunas terapias combinados.

La vacuna cada vez está más cerca

P: ¿En qué fase se encuentra actualmente la investigación que trata de conseguir una vacuna?

R: Aunque actualmente no hay una vacuna, yo creo que le queda poco. Ahora, hay una vacuna muy avanzada que ya ha pasado ensayos de fase clínica III en un ensayo realizado en siete países africanos. Aunque los resultados no han sido los que se esperaban, han sido importantes. En 2015 se autorizó la aplicación experimental en un número concreto de países africanos y con estos resultados obtenidos se intentará que las autoridades regulatorias den un uso a gran escala de esta vacuna. No es tan buena como en un principio se creía pero es la más eficaz que ha habido hasta ahora.

P: Manuel Patarroyo, uno de los científicos que más ha investigado sobre el tema, despierta odios y afinidades. ¿Por qué su trabajo es tan controvertido?

R: Todo empezó cuando en los 80 la revista Nature publicó un artículo sobre su primera vacuna y a partir de eso Patarroyo se hizo famoso, pero el problema es que nunca se comercializó porque su eficacia era muy baja. A pesar de que él donó la patente a la OMS, siempre ha vendido a los medios que hay muchos intereses de por medio involucrando a esa institución. Él siempre ha sido controvertido por ir en contra de las grandes farmacéuticas y decir que la OMS no le había apoyado. Ha habido muchas promesas de que esa vacuna podría salir y que los ensayos en humanos podrían hacerse ya, pero lo cierto es que nunca se ha dado fecha para eso. Como científica creo que tienes que vender algo cuando tienes los resultados encima de la mesa. porque igual estas dando esperanzas en vano a la población afectada por la enfermedad.

P: ¿La periodicidad de las apariciones públicas de este científico tienen repercusiones en la financiación de las investigaciones?

R: No, yo no veo eso. Durante muchos años la financiación de la investigación sobre la malaria estuvo muy parada, y todo porque es una enfermedad de gente pobre. Las farmacéuticas no apoyaban la lucha contra esta enfermedad porque no veían beneficio en esto y no podían amortizar el dinero invertido en la investigación de estos fármacos. Ahora hay acuerdos de farmacéuticas con organizaciones filantrópicas que hacen donaciones y la investigación se ha activado.

P: ¿Cuáles han sido las contribuciones españolas a la lucha contra esta enfermedad?

R: Una de las más importantes ha sido la del centro de salud internacional de Barcelona, que en colaboración con un centro de salud de Mozambique ha realizado los ensayos correspondientes a una de las fases de la vacuna en la que se trabaja actualmente, y que ha dirigido el médico Pedro Alonso. Se ha visto que ha reportado grandes beneficios y que gracias a esos resultados positivos obtenidos, la investigación ha pasado a la siguiente fase.

P: Imaginemos que se encuentra la vacuna. ¿Cómo se podría hacer que el precio no fuera una barrera? ¿Podría abaratarse a partir de utilizar compuestos genéricos?

R: En el caso de las vacunas no existen genéricos. Ojalá existieran. Tendría que ser esa y solo esa vacuna, y eso no se puede cambiar. Pero sí que se podría llegar a un precio accesible a esos países que están afectados por la enfermedad. Debería ser un acuerdo al que llegaran empresas e instituciones que la distribuirían. Como no hay vacuna no se sabe el importe, pero yo creo que hay voluntad política y económica para que se promueva que la vacuna llegue a los países con un importe mínimo.

TAMBIÉN EN:
Nigrán se adhiere al proyecto “Ciudad Ciencia”

Por FERNANDO RODRÍGUEZ ESTÉVEZ

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar