OPINIÓN | INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

Cataluña quiere su sitio

Por SONIA ALFONSO SÁNCHEZ. 09/05/2017

Cataluña sigue apostando por la independencia. Ni las advertencias de España ni las de la Unión Europea, hacen reflexionar a la Comunidad Autónoma.

referendum
España
Cataluña
independencia
Ciudadanos
Euskadi
gobernantes

Una Comunidad atacada por la corrupción, con el caso Pujol, aún sin resolver. No es quizás el mejor momento para embarcarse en aventuras de ese calibre. Luego están los ciudadanos de Cataluña, divididos entre proindependentistas y antiindependentistas. Todos quieren alzar la voz y que se les escuche. Entonces viene lo del referéndum. Porque España es un país democrático, libre y la soberanía recae en el pueblo. Pero detrás de tanto referéndum, está la realidad. Y es que Cataluña no acaba de encontrarse. Si se independiza, sale de España, pero la Unión Europea no le acoge. Si no se independiza, pertenece a un país que no quieren. Para ellos, la única solución ante tanta soledad, es manifestarse y poner el grito en el cielo. Cataluña es una Comunidad Autónoma muy fuerte. Para mí, la más cosmopolita y desarrollada del país. Y por ello, deberían ver la independencia desde otra perspectiva. Desde una óptica donde prime la ciudadanía por encima del afán de poder de los gobernantes. Si no le va a pasar lo mismo que a Venezuela. El territorio va a desaparecer, los ciudadanos confundidos y engañados y los gobernantes con un pie en la calle.

Es importante que Cataluña encuentre su lugar en la sociedad. Si necesita un cambio, que ese cambio sea constructivo, positivo y beneficioso para todos. Ahora mismo, dicho cambio no se puede dar con la independencia. No hay cobertura legal para ello. Pero pueden esperar. Las comparaciones son odiosas. Pero eso está pasando en Euskadi. Están esperando. Y los ciudadanos esperando que el Gobierno Vasco dé el primer paso. Que no lo da porque sabe que es inútil. Ahora mismo, la independencia en cualquier territorio español es inviable. Por ese camino no se puede seguir, por lo tanto toca esperar.

Cataluña podría hacer lo mismo. Quiere su sitio y lo tendrá, siempre que lo trabaje con legalidad y honradez. Ahora sólo tienen que reponerse de tanto disgusto y mala leche.

A partir de ahí, el camino a la independencia está cada vez más cerca.

TAMBIÉN EN:
Delincuencia juvenil: otro mundo

Por SONIA ALFONSO SÁNCHEZ

A Marhuenda se le seca la boca

Por EDURNE G. ORDÓÑEZ

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar