OPINIÓN | CORRUPCIÓN

La corrupción que desangra a España

Por IVÁN LEAL RAMOS. 16/03/2017

Según el Índice de Percepción de la Corrupción del año 2016, elaborado por Transparencia Internacional, España retrocede cinco puestos y se sitúa en el puesto 41 sobre 176 países.

educación
corrupción
Sanidad
dependencia
TransparenciaInternacional
recortes
recursospúblicos

Movilización ciudadana contra la corrupción

Cada día la ciudadanía de este país se tiene que desayunar con una sucesión de casos de corrupción a cual más escandaloso. Los periódicos impresos, digitales, las radios y las televisiones abren sus portadas un día sí y otro también, con noticias sobre políticos corruptos, empresarios corruptores y toda la lista de los posibles delitos de corrupción que existen: malversación, cohecho, prevaricación, falsificación de documento público, apropiación indebida, fraude a la hacienda pública etc…

Esta vergonzosa coyuntura por la que atraviesa este país en los últimos años, no solo impide prosperar como sociedad, sino que degrada y empobrece la imagen de España a nivel internacional, socavando la credibilidad de los diferentes espacios públicos institucionales.

Según el Índice de Percepción de la Corrupción del año 2016, elaborado por Transparencia Internacional, España retrocede cinco puestos y se sitúa en el puesto 41 sobre 176 países. Este retroceso supone el peor resultado de su historia. Empatamos en puntuación con países como Costa Rica y Brunei, y nos adelantan Uruguay, Chile, Portugal y Polonia. Con respecto a la Unión Europea, España se sitúa en el puesto 17, entre los 28 países de la Eurozona. Esto es por debajo de la media. A esto hay que añadir los datos relativos al coste que tiene la corrupción para los españoles.

Según determinan las universidades y la Cámara Nacional de Mercados y Competencia, la corrupción tiene un coste total de casi 90.000 millones de euros cada año. Una cifra que permitiría recuperar los brutales recortes llevados a cabo en la sanidad, la educación o la dependencia. Más de la mitad de lo defraudado, 47.600 millones de euros corresponden a sobrecostes de la Administración del Estado, por la vía de las contrataciones públicas, y los 40.000 millones restantes tienen que ver con los derivados directos o indirectos de las distintas formas que tiene la corrupción.

Toda esta sangría de recursos públicos que se produce día a día, mes a mes y año a año en España; podría evitarse si la ciudadanía tomara verdadera conciencia que la corrupción no solo genera un terrible daño moral y ético para esta sociedad y para este país; ocasiona daños económicos muy importantes para el Estado de Bienestar: educación, sanidad, dependencia etc..

Es tremendo asistir a como una parte muy relevante de la ciudadanía de este país continúa votando elección tras elección a partidos políticos que están imputados por corrupción, o a representantes públicos investigados por graves delitos de corrupción. No solo es grave la corrupción en su sentido más amplio, es igual o más grave la impunidad que le otorgan los ciudadanos cuando siguen votándolos en los procesos electorales.

TAMBIÉN EN:
Una Europa más democrática

Por SONIA ALFONSO SÁNCHEZ

El azote del terrorismo

Por SONIA ALFONSO SÁNCHEZ

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar