Trump vuelve a insistir en medidas proteccionistas para el comercio

Por MARÍA MORENO FERNÁNDEZ. 21/04/2017

Afirma que "lo que han hecho con nuestros productores de leche es una vergüenza" y asegura que es necesario "reescribir acuerdos comerciales".

Trump
Corea
Japón
Canadá
acuerdos
comerciales

Donald Trump.

El presidente Trump agregó el jueves un nuevo nombre a la lista de países que acusa de atormentar a los trabajadores estadounidenses y explotar las ingenuas políticas comerciales estadounidenses: Canadá.

"Lo que han hecho con nuestros productores de leche es una vergüenza", dijo Trump a la vez que ordenó una investigación exhaustiva sobre si las importaciones de acero están dañando la seguridad nacional de Estados Unidos. "No podemos permitir que Canadá ni nadie más se aproveche y haga lo que hicieron a nuestros trabajadores y a nuestros agricultores".

Trump admitió que se estaba saliendo del guión porque la orden de investigación sobre el acero estaba dirigida a países más conocidos como China y Japón. Pero su enfado en el Despacho Oval con su vecino marcó una semana en la que su crítico discurso sobre el comercio centró todas las atenciones en una Casa Blanca profundamente dividida sobre cómo levantar las barreras comerciales que Trump prometió durante su campaña electoral.

Desde que Trump anunció la "necesidad de reescribir acuerdos comerciales, el gobierno de Trump se está moviendo contra el libre comercio en múltiples frentes", señaló el vicepresidente Mike Pence a Japón y Corea del Sur. Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que habrá dos eventos relacionados con el comercio por semana durante las próximas semanas.

"Está enfocado en estos asuntos comerciales", dijo Stephen K. Bannon, el principal estratega del presidente.

Esta agitación ha provocado una reaparición de nacionalistas como Bannon, que ve el comercio como algo crucial para el atractivo populista de Trump, pero cuya fama se ha visto afectada después de sus enfrentamientos con ayudantes con mentalidad más global como Jared Kushner, el yerno de Trump, y Gary D. Cohn, ex banquero de Goldman Sachs y demócrata de toda la vida, que es jefe del Consejo Económico Nacional.

El resultado del debate entre nacionalistas y globalistas está lejos de terminar. La semana pasada los globalistas parecían estar ganando cuando la administración decidió no designar formalmente a China como manipulador de moneda, a pesar del voto de Trump de hacerlo durante la campaña. Trump también ofreció al Presidente Xi Jinping de China otras concesiones en su agenda comercial a cambio de ayuda por parte de China a la hora de frenar el programa nuclear de Corea del Norte.

Pero los nacionalistas llevaban ventaja por la decisión de Trump (una importante promesa electoral) sólo tres días después de asumir el cargo. Sacó a Estados Unidos de la Asociación Transpacífica, el pacto comercial de 12 naciones negociado por el presidente Barack Obama, declarando que la era de los acuerdos comerciales multinacionales había terminado.

Después de eso, los “ladridos del presidente se calmaron”, dijo Gary Clyde Hufbauer, experto en comercio del Peterson Institute for International Economics. "Ahora el volumen va a volver a subir”.

“Por ahora son solo ladridos", agregó. Hasta ahora, no hay mordeduras.

La investigación de acero de Trump es mucho más amplia que las docenas de casos contra China y otros exportadores presentados por la administración Obama y sus predecesores. Invoca un principio nuevo de utilizar la seguridad nacional como criterio para determinar si las importaciones están dañando a Estados Unidos. El argumento consiste en que una industria siderúrgica norteamericana agotada sería incapaz de producir suficiente acero para abastecer a los militares. Más ampliamente, funcionarios de la Casa Blanca dicen que un país económicamente enérgico es más capaz de defenderse.

No está claro qué pasos tomará Trump una vez que se complete la investigación (dentro de 270 días, pero probablemente antes). Lo más obvio sería imponer aranceles a las importaciones de acero. Hufbauer dijo que Estados Unidos también podría utilizar los resultados como argumento para persuadir a los países a aceptar acuerdos voluntarios de restricción de exportaciones, como los de los años ochenta.

"Estamos tratando de averiguar si los hechos justifican una solución integral para hacer frente a una amplia gama de productos de una amplia gama de países", dijo el jueves a la prensa el secretario de comercio, Wilbur L. Ross. El departamento de Ross dirigirá la investigación.

Aunque la directiva no destaca a ningún país, los chinos están claramente en el punto de mira. China representa sólo el 2 por ciento de las exportaciones directas de acero a Estados Unidos, pero su exceso de capacidad reduce los precios del acero en todo el mundo. El excedente de acero chino, enviado a otros países, termina en los Estados Unidos en otros productos manufacturados. Ross señaló que las importaciones de acero de China habían seguido aumentando, a pesar de la promesa del gobierno de reducir su exceso de capacidad.

Cuando se preguntó a Trump si la investigación afectaría sus esfuerzos para obtener la cooperación china en Corea del Norte, respondió: "Esto no tiene nada que ver con China. Esto tiene que ver con todo el mundo, lo que está sucediendo. Es un problema mundial".

Los críticos de la administración cuestionaron que se aferrara a la seguridad nacional. La mayoría de los proveedores de acero de Estados Unidos son países amigos, como Canadá, Corea del Sur y Alemania. Los analistas también señalaron que el valor de las importaciones de acero se redujo un 26 por ciento entre 2015 y 2016, aunque la Casa Blanca señaló que las importaciones aumentaron un 20 por ciento entre febrero de 2016 y febrero de 2017.

"Estados Unidos ha criticado a sus socios comerciales y usado la seguridad nacional como una excusa para realizar acciones proteccionistas de comercio, afirmó recientemente China en su nueva ley de ciberseguridad", dijo Daniel M. Price, asesor comercial del presidente George W. Bush, de Rock Creek Global Advisors. "La acción de la administración puede tener el mismo efecto”.

Sin embargo, Trump no parecía estar preocupado por esto. Flanqueado por ejecutivos de compañías siderúrgicas estadounidenses, dijo que la introducción de acero en el mercado estadounidense representaba una amenaza no sólo para la economía, sino también para el ejército, que depende del acero para los tanques, los buques y los aviones.

"Este no es un tema donde podamos permitirnos depender de otros países", dijo Trump. "Tenemos un producto donde necesitamos países extranjeros que estén de nuestro lado para luchar por nuestro pueblo. Y eso no va a pasar mucho más tiempo, créeme.

Desde Asia, Pence se fue con un mensaje igualmente contundente, advirtiendo a Japón y Corea del Sur de que la administración buscaría nuevos acuerdos comerciales bilaterales con ellos. Ross, un multimillonario conocido por sus puntos de vista de línea dura e inversiones en empresas siderúrgicas en quiebra, se unió a Pence en Tokio. Los japoneses estaban tan preocupados que trataron de excluirlo de algunas de las reuniones de alto nivel, dijo un funcionario.

Con Trump programado para asistir a una reunión del Grupo de los 7 países en Sicilia el próximo mes (su primer viaje en el extranjero como presidente) algunos funcionarios de la administración han asegurado que Cohn y Kushner tratarán de moderar lo que digan sobre el comercio.

Pero si la actuación de Trump el jueves era una indicación, él sigue tan empeñado en el tema como lo estaba durante la campaña electoral. En dos semanas, señaló, la Casa Blanca presentará sus propuestas para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

"El Nafta, ya sea México o Canadá, es un desastre para nuestro país", dijo. "Es un desastre, es un desastre comercial".

El desprecio de Trump por Nafta condujo a la inesperada visita de Canadá. El presidente tuvo una reunión cordial con el primer ministro Justin Trudeau, y Trudeau incluso llevó a su hija, Ivanka, a un espectáculo de Broadway. Nada de eso salvó a los canadienses de la ira del presidente por cómo protegen su industria láctea, una cuestión que se intensificó después de que 75 productores de leche en Wisconsin perdieran su principal comprador de leche debido a una disputa comercial con Canadá.

"Estuve en Wisconsin el otro día", dijo Trump. "Lo que han hecho con nuestros trabajadores agrícolas es una vergüenza. Es una desgracia."

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar