Sagan se lleva una etapa con aroma a clásica

Por ADRIÁN MONSERRATE VIDAL. 12/03/2017

El eslovaco venció en un etapón. No hubo equipo dominador y los ciclistas jugaron al ataque durante todo el día.

Sagan
Tirreno

Peter Sagan batió a los hombres de la general en el esprint.

Muy buena jornada de ciclismo la que se vivió en la quinta etapa de la Tirreno - Adriático. La etapa de los muros, un clásico en la prueba italiana, no defraudó y ofreció un gran espectáculo. La dureza de la carrera y la actitud de los corredores hicieron que se viera una etapa lo más parecida posible al ciclismo amateur: sin equipo dominador, todos contra todos, con ataques continuos durante toda la etapa. Magnífico.

Ni siquiera se puede hablar de escapada del día, porque hubo tantas... En un primer momento se formó un grupo de 11 ciclistas, pero el pelotón les dio caza a falta de 82km para la línea de meta. Poco después saltó un cuarteto de nivel compuesto por Tim Wellens, Bob Jungels, Mattia Cattaneo y Mikel Landa. Sin embargo, con un gran trabajo de Movistar, fueron interceptados a 44km de meta.

En ese momento atacó Kwiatkowski -con el cuchillo entre los dientes durante toda la etapa-, que consiguió marcharse en solitario pero fue absorbido a falta de 37km. A partir de entonces, y a falta de un equipo dominador, los ciclistas fueron "a palos" hasta la meta: Atacaron Felline, Gatto, Majka, Van Garderen, Kwiatkowski (bis), Kreuziger, Rosa, Rui Costa, Kiryienka, Luis León Sánchez... ¡Incluso Nairo Quintana cambió el ritmo en un muro a 3km de meta! Prácticamente todos, un festival de ciclismo ofensivo.

Quienes más aguantaron fueron Tejay Van Garderen y Luis León, pero el grupo perseguidor (no se le puede llamar pelotón) les dio caza en los últimos 5 kilómetros. Una vez capturados, se llegó al esprint con un grupo selecto compuesto por los hombres de la clasificación general... Y Peter Sagan. El eslovaco, muy tapado durante todo el día, afiló el cuchillo y no falló en la línea de meta.

Merece la pena destacar el miedo que infunde en los rivales. La mejor prueba de ello es Rigoberto Urán. El colombiano lo probó en el último kilómetro, pero en vez de realizar un ataque al uso, cambió el ritmo mirando a Sagan, casi pidiendo clemencia. Es la imagen de depredador que tiene el eslovaco en el pelotón.

Hay que hablar de la buena actitud de Sky. La escuadra británica jugó al ataque durante toda la etapa, y estuvieron escapados Landa, Rosa, Kiryienka y Kwiatkowski. Se les pueden achacar muchas cosas, pero desde luego en el día de hoy no les faltó actitud. ¿Estarían corriendo de esta forma si no hubieran perdido tiempo en la CRE? Esa es la gran incógnita.

Por último, hay que destacar que Adam Yates abandonó por problemas estomacales; "blanco como un calcetín", dijo Saligari.

TAMBIÉN EN:
Quintana lo hace a su antojo en el Terminillo

Por ADRIÁN MONSERRATE VIDAL

Sagan gana con facilidad en Montalto di Castro

Por ADRIÁN MONSERRATE VIDAL

NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar