Quintana lo hace a su antojo en el Terminillo

Por ADRIÁN MONSERRATE VIDAL. 11/03/2017

El colombiano fue el claro dominador de la subida final. Se sitúa como nuevo líder de la general, con 33'' sobre Adam Yates y 56'' sobre Pinot.

  • Nairo Quintana hizo que pareciera fácil en el Terminillo.
    Nairo Quintana hizo que pareciera fácil en el Terminillo.
  • Los escapados de la cuarta etapa / Twitter Tirreno Adriático
    Los escapados de la cuarta etapa / Twitter Tirreno Adriático
Tirreno
Quintana
Terminillo

Como diría el gran Andrés Montes, en paz descanse: "hago lo que quiero, cuando quiero y como me da la gana". Esta definición es aplicable a lo que hizo Nairo Quintana en el Terminillo. El colombiano dominó con puño de hierro la subida; secó algún que otro ataque y realizó su movimiento a 2,5km de meta. Nadie pudo seguirle, ni siquiera un Geraint Thomas fortísimo.

De esta forma, Nairo se sitúa como nuevo líder la clasificación general. Como siempre, al colombiano se le puede achacar que atacó demasiado tarde: con lo sobrado que estuvo, dio la sensación de que podría haber obtenido mucha más ventaja de haber atacado a más distancia de meta.

La fuga del día estuvo compuesta por Davide Ballerini (Androni Giocattoli), Mirco Maestri (Bardiani CSF), Alan Marangoni (Nippo - Vini Fantini), Matvey Mamykin (Katusha Alpecin), Marko Kump (UAE Abu Dhabi) y Romain Gioux (Novo Nordisk).

De los escapados hay que destacar especialmente a Mirco Maestri: el ciclista italiano de Bardiani se metió en la fuga buena por tercer día consecutivo, algo nada fácil. Mención merecen también Ballerini y Marangoni, que contando la de hoy ya han estado en dos de las tres fugas posibles. Actitud ejemplar la de los equipos italianos.

Mamykin y Ballerini se marcharon en solitario, y poco antes de comenzar el Terminillo se produjo el momento más peligroso del día con una fea caída de Mamykin.

La etapa fue como son casi todas las etapas unipuerto: aburrida salvo la ascensión final. A 30km de meta Lotto-Soudal y Sunweb intentaron jugar, debido a que el viento pegaba de costado y había posibilidad de hacer daño. No pasó nada, y así llegaron todos juntos a los pies del Terminillo.

Poco después de empezar la subida, Kwiatkowski atacó y se marchó con Kreuziger, Castroviejo (muy atento durante toda la Tirreno), Spilak y Lammertink. De los cinco el más fuerte fue, con diferencia, Simon Spilak. A 11km atacó y solo aguantaron Castroviejo y Kwiatkowski; a 7km volvió a cambiar el ritmo y solo Kwiatkowski pudo seguirle; por último, a 5km realizó un último demarraje y se marchó en solitario.

Sin embargo, por detrás venían los capos. Tras varios ataques de Dumoulin, Egan Bernal (este joven va a ser el nuevo Quintana) y Adam Yates, se marcharon Nairo, Geraint Thomas, Urán y Adam Yates. Nairo hizo un único ataque, que fue el bueno, a 2,6km de meta. El escalador colombiano se marchó en solitario y consiguió un pequeño hito; Geraint Thomas no siguió su rueda. Este hecho es digno de mención, ya que el de Sky se encargó de secar prácticamente todos los ataques del resto de ciclistas, y estuvo a un nivel altísimo en alguien como él.

Nairo abría hueco a cada metro que pasaba. Así llegó a Spilak y le adelantó como una exhalación, para poco después hacerse con la victoria de etapa. Probablemente el colombiano sufrió durante la subida, pero desde casa pareció que Nairo ganó con una facilidad pasmosa. Con la victoria, Quintana también se sitúa como líder de la general. El segundo es Adam Yates a 33'' y tercero Pinot a 56''.

El gran derrotado de la jornada fue Vincenzo Nibali, quien entró en meta a casi 2 minutos de Quintana. Ya es algo habitual en el Tiburón, que rinde de forma imprevisible en las carreras que no son sus objetivos prioritarios.

Para mañana, una etapa rompepiernas con el típico perfil de dientes de sierra; muy parecido a una clásica. Veremos cómo administra Nairo su ventaja en la general.