CIENCIA | MUNDO INFANTIL

Crean una canción que hace a los niños felices

Por MARÍA MORENO FERNÁNDEZ. 09/02/2017

Científicos investigan sonidos y, junto a músicos, crean una canción dirigida a aumentar la felicidad de los bebés.

música
científicos
bebés
sonidos
feliz
felicidad

Un fotograma del vídeo de ca "canción feliz".

Muchas investigaciones han examinado las respuestas emocionales de los adultos a la música. Pero la investigación con los bebés es más reducida, tal vez por la dificultad de preguntarles lo que les gusta. Los investigadores saben que los bebés pueden escuchar y recordar la música, incluso cuando todavía están en el útero. Y un curioso estudio descubrió que los bebés recién nacidos prefieren antes a Bach que a Aerosmith.

La mayoría de los trabajos sistemáticos han encontrado que los bebés jóvenes tienen claras preferencias por la consonancia sobre la disonancia y pueden recordar el tempo y el timbre de la música que han escuchado antes. Los bebés prefieren la voz femenina, e incluso aún más esa voz "ridícula" que ponemos todos cuando les hablamos.

Caspar Addyman, profesor de psicología del desarrollo, quedó intrigado cuando la psicóloga Lauren Stewart le propuso crear "una canción probada científicamente para hacer a felices a los bebés". Un reto interesante. El primer paso fue descubrir lo que ya se sabía sobre los sonidos y la música que podrían hacer felices a los bebés. Descubrieron que, sorprendentemente, había poca investigación sobre las preferencias musicales de los bebés.

El siguiente paso fue encontrar al compositor adecuado: el ganador del premio Grammy, Imogen Heap. Imogen es un músico altamente experto en tecnología que acaba de tener una hija de 18 meses. Pocos músicos habían asumido la tarea de escribir música real para excitar a los bebés. El músico Michael Janisch grabó un álbum entero de Jazz for Babies, pero fue muy lento y diseñado para calmar a los bebés. La mayoría de la música escrita específicamente para los bebés suena francamente desquiciada.

Los investigadores se reunieron con Heap y le dieron un conjunto de recomendaciones basadas en lo que habían descubierto de la investigación anterior. La canción debía tener una melodía principal simple y repetitiva pero, a la vez, debía proporcionar oportunidades para la anticipación y la sorpresa. Debido a que la frecuencia cardíaca de los bebés es mucho más rápida que la nuestra, la música debía tener un tempo superior. Y finalmente, debía tener una voz femenina enérgica, grabada idealmente en presencia de un bebé real.

Configuración del experimento

Afortunadamente Heap tuvo a su hija, Scout, para ayudarle con la composición. Heap creó cuatro melodías para probar en el laboratorio, dos rápidas y dos lentas. Para cada una de ellas creó una versión con y sin letras cantadas simples. Unos 26 bebés de entre seis y 12 meses estuvieron en el “laboratorio” con sus madres y algunos padres para darnos su opinión. Sorprendentemente, la mayoría de los padres y 20 de 26 bebés parecían compartir una clara preferencia por una melodía en particular: la melodía más rápida.

Alrededor de 2.500 padres votaron sobre sonidos tontos que hicieron felices a sus bebés

Una vez elegida la melodía ganadora, Heap necesitaba convertirla en una canción de larga duración y necesitaba ser graciosa (para un bebé). El secreto era hacerla tonta y hacerla social. Alrededor de 2.500 padres votaron sobre sonidos tontos que hicieron felices a sus bebés. Los diez primeros sonidos incluyen "boo!" (66%), sonidos de lengua y labios (57%), estornudos (51%), sonidos de animales (23%) y risas (28%). También se averiguó que los bebés responden mejor a sonidos vocales como "pa" y "ba" en comparación con otros como "la". Heap muy hábilmente trabajó muchos de estos elementos en la canción.

El experimento necesitaba ser algo que los padres también pudieran disfrutar y compartir con sus hijos. La felicidad es una emoción compartida y el éxito de las rimas infantiles es que son interactivas. Heap cuidadosamente elaboró las letras para contar una feliz historia de cómo amamos a nuestros pequeños bebés donde quiera que estemos (desde el cielo al océano, en una bicicleta o en un cohete). El tema del transporte permitió un montón de “explosivos, pitidos y sonidos de rebotes”.

Los consultores de música para bebés regresaron al laboratorio y escucharon dos bocetos ligeramente diferentes de la canción completa. Esta vez encontraron que un poco más lento parecía funcionar mejor (163 vs 168 latidos por minuto). Tal vez porque dio a los padres y los bebés un poco más de tiempo para responder a las letras. También encontraron que el coro era la parte más efectiva de la canción y determinó qué letras y efectos de sonido funcionaban mejor o peor.

Después de una última ronda de ajustes de Heap, quisieron realizar otro tipo diferente de prueba. Reunieron a unos 20 de los bebés en una habitación y tocaron la canción juntos. Si alguna vez ha visto a un bebé emocionado o a un bebé pequeño, sabrá que dos minutos y medio es mucho tiempo para mantener la atención de un solo niño, por no hablar de dos docenas. Cuando ‘The Happy Song’ sonó, se encontraron con un mar de rostros encantados. Definitivamente les convenció de que tenían un éxito en nuestras manos.

¿Quieres escuchar la canción? Aquí la tienes:

TAMBIÉN EN:
NOTICIAS AL ALZA ...

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar